e-Readers


Hace algunas semanas miraba mi biblioteca, tengo un par de cientos de libros, orgullosamente debo decir que he leído todo menos 23 libros ( los conté), compro libros continuamente, mi sitio favorito es Bookdepository (Bookdepository.com), tiene casi todo lo que quiero leer, el despacho mundial es gratis y los precios son realmente convenientes, si… el despacho es gratis, mundial, es decir donde quieras que te lo envíen, ese es el mayor plus de Bookdepository, sin embargo tiene un gran punto en contra, los libros tardan al menos 2 meses en llegar a mi país, lo cual en mi caso no es tan terrible, dado que programo mis lecturas con anticipación y siempre tengo algo que leer a mano, pero para algunas personas puede ser un gran problema.

Bueno, mientras miraba mi biblioteca, y me sentía muy orgullosa de ella, notaba que ha crecido hasta ocupar un espacio importante, algunos libros ya no tienen espacios adecuados y se encuentran apilados sobre otros libros, la verdad es que hacen los hogares cada vez más pequeños y el espacio se vuelve un recurso limitado, fue entonces que me plantee los e-book (o libros electrónicos) y sus e-Reader y una vez que la idea se implantó en mi mente le di vueltas varias semanas.

Por un lado está el cuento del espacio, en un e-reader se pueden almacenar cientos de libros en solo un pequeño dispositivo, por otro lado está el tema de la disponibilidad, no tengo que esperar meses a que lleguen, ni ir a buscarlos a una tienda, ni pagar despachos (si le soy infiel a bookdepository) y el innegable costo, hice una pequeña revisión y sin considerar la gran cantidad de libros que hay para leer en forma gratuita en paginas de mayor o menor legalidad por internet… el costo de comprar un libro digital es en promedio un 55% menor que el de el mismo libro de tapa blanda (ni pensar en los lujosos tapa dura). Un costo nada menor cuando lees en promedio 15-20 libros al año, claro, siempre puedes pedirlos en la biblioteca, pero eso es otro abordaje completamente distinto a esta historia.

Finalmente me quedaba evaluar un tema que toma cada vez más importancia, la huella de carbono, parece obvio que talar arboles para imprimir libros no es la actividad más ecológica de la tierra, sin embargo los dispositivos electrónicos usan baterías que llevan metales pesados, la minería es una de las actividades más contaminantes del planeta, sin considerar que igual gastas energía en cargar las baterías, aun que no olvidemos que también gastas energía en transportar y distribuir el libro a las tiendas u hogares y el transporte también contamina, finalmente resulta que varias agrupaciones ya han medido el impacto de los e-reader y resulta que si lees unos 25 libros (aprox.) la huella de carbono del e-reader se equipara a la de los libros y se paga la “inversión” energética de su producción, es decir un lector normal podría pagar su deuda energética en solo un año de e-reader y seguir usándolo por varios años más, es decir, es más ecológico que los libros tradicionales, si lees en forma habitual.

Finalmente queda discutir el libro como objeto en si mismo, la verdad es que todos amamos el olor de un libro, hay algo indescriptible en pasar las paginas y el sonido que hacen al darlas vueltas, es un placer en si mismo, sin considerar que para muchos el objeto es un articulo de culto y colección, sin embargo esto es completamente subjetivo, aún así les quiero dar mi perspectiva respecto a los libros como objetos.

Casi todos los libros que leía hace un par de años eran grandes clásicos, libros como Las mil y una noches, Crimen y castigo, los trabajos de Tolkien, Vargas Llosa y James Joyce, libros que creo que vale la pena tener en físico porque espero revisitarlos durante mi vejez. Sin embargo ya he cumplido mi cuota de literatura universal y estoy leyendo gran cantidad de libros de actualidad, debate y sociedad, libros sobre el estado económico de los países, salud y políticas públicas, libros que son enormemente relevantes hoy y nos ayudan a entender mejor lo que ocurre en el mundo, pero que no tendrán gran valor en los próximos 15, 20 o 30 años, porque el mundo cambia a velocidades increíbles y lo más probable es que no los volveré a leer.

Los primeros libros creo que vale la pena tenerlos en papel, son prestados y devueltos muchas veces (cuando vuelven), los segundos creo que no es relevante tenerlos en un formato fisico, para estos libros, el lector digital es muchisimo más eficiente, para ellos, ayer me compré un e-Reader.

Para seguir bajando el impacto ecológico de mi compra lo adquirí usado, en muy buenas condiciones, es un Kindle Paperwhite 3 y pague por el un valor que se aproxima al costo de 3 libros promedio, estoy segura de haber realizado una inversión inteligente, los libros me saldrán más baratos y podré leerlos solamente una vez sin la culpa de dejarlos acumulando polvo en un estante, si tus hábitos de lectura son como los míos, o si crees que he entregado argumentos sólidos, te invito a que evalúes tu también si este formato se ajusta a tu vida y me cuentes.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s