COVID-19, el lado amable.

La pandemia del Covid-19 nos ha golpeado a todos, no ha dejado a ningún gobierno indiferente, a ningún ciudadano, a ningún negocio, la mayoría ha resentido un impacto negativo desde su salud, sus finanzas, su vida social y familiar, se han pospuesto graduaciones, matrimonios, trámites y otra infinidad de actividades que componen la vida diaria de millones de personas, aquellas que son parte esencial del tejido de la sociedad.

Peor aún, miles han perdido el empleo, la vivienda y hasta la vida, muchos otros quedarán con secuelas que los acompañarán para siempre, esta pandemia ha puesto a prueba la capacidad de la humanidad en muchos frentes, sin embargo no todo está perdido, hoy quiero hacer una reflexión de cosas que no habia observado en la comunidad hace tiempo, las que creo que han pasado en todo el mundo:

  1. Innovación a destajo: Desde los días más tempranos de la pandemia, muchas compañías se vieron en la necesidad de redirigir los recursos de sus negocios e innovar en áreas en las que no habrían entrado jamás, hemos visto desarrollo local de ventiladores mecánicos, destilerías haciendo alcohol gel y otra serie de pequeñas innovaciones que despertaron a causa de la necesidad, pero también de la oportunidad, quizás sea momento de plantearnos confiar más en los desarrollos locales y promover industrias en nuestras comunidades, aquellas empresas que salieron al paso a dar respuesta local a la demanda global, sigamos invirtiendo en innovación y tecnología local.
  2. Lo importante al tapete: Durante años la televisión se había visto reducida al mundillo de los famosos (o casi-famosos), Reality shows, amoríos, escándalos y otro sin fin de relleno sin sustancia, de un día para otro mi feed de noticias se vio inundado de académicos, profesionales, artículos científicos y otra serie de información del más alto nivel, si bien también hubo una ola de noticias falsas, creo que los periodistas tuvieron a oportunidad de re-encontrarse con su profesión y dar cabida a expertos lideres en sus campos, quiero ver más noticias como esta, espero que nos acostumbremos a tener científicos en los titulares, aquellos que permiten a los niños soñar con llevar unas antiparras y hablar de epidemiología en la televisión.
  3. Reconstruyendo el sentir cívico: Cuando las redes sociales nos habían convencido que lo más importante era una buena selfie, la pandemia nos obligó a pensar en el otro, en como me cuido para cuidar a los que más quiero, a los que son frágiles, a los que no conocemos. En algunos países por medio de la responsabilidad cívica de cumplir con mínimas medidas incomodas, en otros países recordándonos que somos al fin y al cabo todos hermanos en el mismo pote, la pandemia nos mostró a todos que podemos ser heroes por un día, siendo responsables con nuestros actos y preocupándonos de nuestras comunidades, quiero ver más comunidades conectadas haciendo más por los otros, quiero ver este compromiso en el cambio climático, luchando contra la corrupción, quiero que nos conectemos más con los demás y menos con las selfies.
  4. Priorizar lo importante: Cuando tantas cosas en la vida se tienen que poner en pausa y pare un momento a separar lo importante de lo urgente, vi que había mucho ruido, reuniones innecesarias, actividades improductivas, tiempo perdido que no aportaba nada, ni en lo personal, ni en lo laboral, ha sido como una limpieza de primavera infinita, el mundo siguió avanzando sin esas actividades, nuestras vidas se volvieron a centrar en lo importante, fue el efecto del silencio después de un concierto, cuando finalmente te acostumbras realmente lo aprecias. Muchos descubrieron que no necesitan estar 2 horas diarias en el tráfico para ser buenos trabajadores, otros descubrieron cuales amigos son los que realmente importan, que podían cocinar en casa con sus familias en vez de comer chatarra agotados en las tardes, nos re-encontramos con nuestros jardines, nuestros hobbies, nuestros libros y nuestros seres queridos, yo al menos descubrí una autonomía impensada en el manejo de mi tiempo, resulta que soy más eficiente sin horarios rígidos, quiero ver más empleadores entendiendo esto.

En general el Covid-19 nos trajo oportunidades, oportunidades que no se habrían dado de otra forma, tener que parar y plantearnos la vida (algo que segura le ha pasado a muchos en la pandemia) y esa reflexión es sana, entre tanto ruido comunicacional, tanto consumo, tanto despilfarro, haber sido mandados a casa con nuestras familias fue una especie de retiro espiritual obligatorio del que espero salgamos más sabios, más grandes, más conectados con nuestras comunidades, más exigentes con nuestros gobiernos, más consientes.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s